24/10/14

De vuelta al cole...

Como si de la liga de fútbol se tratara, un año más comienza una nueva temporada de escalada. Tras un largo y caluroso verano ha llegado la hora de volver al cole. Las pesadas mochilas vuelven a cargar nuestras espaldas y los deberes empiezan a amontonarse en todo tipo de asignaturas. En el arranque de este primer trimestre dos han sido las clases en la que más materia se ha estudiado, Foradá y Cabeçó, aunque también ha habido tiempo para una pequeña actividad extraescolar, la Torreta.

Musculman, una de las más clásicas de la Foradá
Beto reposando en el agujero de Espolón rumano
Así pues y para ir olvidando un verano que aún a día de hoy parece no haber terminado, empezamos a frecuentar una escuela en la que durante los últimos años apenas había escalado, Foradá. Como de costumbre sigue siendo una de los muros más visitados de la provincia, sobre todo los fines de semana. Su número de vías, aunque poco, sigue creciendo año tras año por lo que queda patente que es uno de los clásicos que nunca pasa de moda. Patxi equipa en el sector Televisión un 7a+ llamado Usura televisión mientras que en el Superhéroes aparecen dos extensiones de la Thorpedo, una de 8c y otra de 8b. 

Fabián comenzando Rock'n Roll Express
Beto en los metros finales de Espolón rumano
También hay que mencionar dos vías del sector Elecciones que, aunque menos recientes, aún no han recibido muchas repeticiones. Estas son Paciente impaciente 6a+/7c de Anaya e Historia interminable (o eso creo) 7c+ de Miguel. También hay otro proyecto que, de momento, ni el mismísimo Jonatan Flor ha sido capaz de resolver. Así que nada. Con tal cantidad de asignaturas pendientes uno ya no sabía ni por donde empezar. Ximo se hizo con Pajarraco 7c, Beto con Espolón rumano 7c y Fabián con Flai 7b+. Por mi parte y, tras una dura batalla con un aleatorio paso, conseguí hacerme con La Roja, 8a que surge de la extensión por la izquierda de la clásica Musculman. 

Fabián llegando al primer paso duro de Rock'n Roll Express
Y aquí saliendo del segundo y último
Cambiando de tercio, un caluroso día de mediados de septiembre, Jorge y yo nos acercamos al fresquísimo sector de la Torreta, muy cerca del pico Aitana. Probablemente sea uno de los muros más frescos de la provincia (orientación este/sureste y más de 1000 metros de altitud) aunque con una calidad de roca que, desde mi punto de vista, deja bastante que desear. Cuenta con unas diez vías y puede ser una buena opción para algún día puntual en verano. Como digo la roca es bastante mala y no es raro que aún en algunas rutas se sigan rompiendo cantos (por lo que el uso del casco se hace más que recomendable). 

Fabián en Flai
Comenzamos por las dos vías de la parte derecha del sector, quizás las más descompuestas (sobre todo Ardillas suicidas, la de más a la izquierda). Luego le dimos a La Torreta, 7b que da nombre al sector y que, quizás, sea la mejor del mismo. Ya para terminar hicimos Sangri La, una placa de 6b+ en la que uno no se puede despistar ni medio milímetro. Como apunte decir que en una de las últimas fincas de la carretera se alquilan cabañas de madera muy bien acondicionadas. El dueño nos dijo que hace precio especial a los escaladores por lo que puede ser un buen campo base para asediar la cueva del Agua o la misma Torreta.

Iniciando lo duro de La Roja
Y ya para terminar regresamos al Cabeçó. La motivación por sus vías ha desaparecido prácticamente durante las últimas semanas y por ello ha sido bastante difícil poder retomar antiguos proyectos. A pesar de todo algo se ha podido hacer y nuevamente las cintas vuelven a colgar de las chapas de Manzana de Newton. Sigue siendo proyecto pero ya se ha llevado algún que otro susto. Faltará mucho para que madure...???

Jorge llegando al sector de la Torreta
PD 1: Beto se hace con Avalon 7c+ en el Cabeçó, Toni con El pito del sereno 7c+ en Sella, Vicent de Villena con Los Miguelitos de la roca 8a en el Wild Side y Manolo de Muchamiel se estrena en el 8c con Blasfemias en el Coliseo de Sella. Enhorabuena!!!

PD 2: Aquí os dejo un enlace con más información sobre la zona de la Torreta

25/9/14

Desvío al Paraíso

... Veintitrés de Septiembre!!!, primer día de otoño de este 2014. Quizás por aquí, por la zona de Levante, haya sido donde el extinto verano haya presentado mayor resistencia ante su inevitable desahucio pero el tiempo, que aunque todo lo cura nadie lo resiste (al menos eternamente), ha terminado, como siempre, imponiendo su ley de cambio. Poco a poco comienzan a florecer los días nublados, los dichosos partidos de liga, las lluvias más o menos copiosas e, incluso, las primeras mangas largas cuando el sol se esconde tras las montañas. Por ello, creo que ya podemos decir casi con total seguridad que el insoportable (para escaladores levantinos) periodo estival por fin ha terminado. Aleluya!!!

Rubén en La venganza de los Sith
Rubén en el comienzo de Leones o huevones
Parte intermedia de Leones o huevones
Así es. Para un escalador fanático un verano en Alicante puede ser el peor de los infiernos y me temo que sólo hay dos maneras de superarlo. Una es arder pacientemente en él. Puedes sacarte el curso de sauna escalada o resignarte y terminar en las cálidas aguas de sus playas como un turista más. La otra, por suerte, es poner tierra de por medio y buscar latitudes mucho más frescas y agradables para la práctica de nuestro deporte (y para la vida en general!!!). 

Menos mal que nuevamente tuvimos la opción de poder elegir esta última. El destino, más que el azar, quiso que este año nos desviáramos hasta las entrañas de la Cordillera Cantábrica y no precisamente por casualidad. De un tiempo a esta parte los murmullos que se oían acerca del resurgir de una antigua y, en ocasiones, poco reputada escuela asturiana habían cobrado demasiada fuerza como para no ser escuchados. Y mira tú por donde... estas voces nos llevaron de lleno al mismísimo Paraíso...

Vicent iniciando La floxuneta
Metros finales de El gran Armand
En la zona wifi estudiándose el 8a.nu
Todo comenzó al sur del "Edén". León no suele ser destino habitual de vacaciones estivales, sin embargo, las zonas de Piedrasecha y Vega de Gordón hacía tiempo que habían llamado poderosamente mi atención de cara a este viaje. Como de costumbre últimamente, allí me encontre de nuevo con el aniquilador de Benicarló que, en esta ocasión, vino con refuerzos. Así pues el día 11 de agosto Vicent, Rubén y yo iniciamos este singular periplo por tierras leonesas y asturianas. En principio la idea no estaba muy definida. Lo único claro es que empezaríamos en Piedrasecha y, dependiendo de lo que viéramos, estaríamos más o menos tiempo.

Vicent calentando en la cara norte del sector Sabina
Desde luego que la roca de Piedrasecha raramente la encontraremos en otro lugar
Sector Oráculo de Piedrasecha
El punto de partida fue el estratégico hostal El Crucero en el cercano pueblo de La Magdalena. A escasos 7 kilómetros de las paredes es un lugar más que recomendable para todo aquel que viaje sin furgo o autocaravana ya que está muy bien de precio y en sus proximidades hay tiendas de todo tipo (alimentación, cajeros, gasolinera, etc) además del acceso a la autopista A-66. Desde allí y en no más de 10 minutos nos plantamos en el pequeño pueblo de Piedrasecha. Este nombre lo recibe de la expresión "piedra deshecha" la cual, como veríamos poco después, proviene de sus curiosas y atípicas formaciones las cuales han convertido a la zona en lugar de culto para cualquier geólogo que se precie. Desde el pueblo a los sectores hay un cómodo pateo que puede oscilar entre los 10 y los 30 minutos de duración siempre en ligero ascenso (dependiendo del sector los repechos finales pueden ser bastante acusados). Nuestra intención siempre fue la de visitar el sector Chorreras, quizá el más popular de la escuela, lo que pasa que en este primer día llegamos un pelín tarde por lo que cuando nos encontramos a pie de vía el sol estaba a punto de entrar en la pared (sobre las 13:00 horas).



Tres tomas de Vicent en la espectacular chorrera de El anillo del Nibelungo
Entonces tuvimos que tirar de plan B y acercarnos al sector Trincheras, un poco más alejado aunque con una orientación más oeste que el anterior. La verdad, todo hay que decirlo, el sector nos decepcionó un poco. Por la pinta se ve que no es el muro más frecuentado de la zona ya que la vegetación de su pie de vía denotaba cierto "abandono". Las vías tampoco son lo largas que parecían en los croquis y ello nos hacía presagiar rutas bastante a bloque. Esto no quiere decir que sean malas sólo que nosotros nos esperábamos otra cosa. "Calentamos" en La venganza de los Sith, un 6c+ que ningún miembro de la expedición consiguió encadenar al primer pegue (empezaba bien la cosa). Efectivamente se trataba de un solo paso de bloque de esos que normalmente definiríamos como "rancios"; vamos... que muy poco recomendable. Posteriormente Rubén eligió la desplomada Leones o huevones, un 7b de bastante canto que ya nos gustó mucho más que la anterior. Y poco más podemos contar ya que a eso de las 15:00 y en vistas de que el sol nos volvía a acechar decidimos recoger y dirigirnos a Vega de Gordón.

Canto bueno y pasos largos en El anillo del Nibelungo
Vicent visualizando la primera secuencia de Suki
Y ahora pasando a la acción
Este sector se encuentra a escasos metros del pueblo que le da nombre y se sitúa a unos 27 kilómetros de Piedrasecha (no llega a media hora de coche a ritmo turista). El acceso no tiene pérdida ya que se intuye desde el mismo parking donde se deja el coche justo a la entrada del pueblo y es ideal para escalar por las tardes ya que le entra la sombra  partir de las 16:00. Tiene unas 20 vías de las cuales casi la mitad aún son proyectos. El resto se sitúan entre el 6b y el 7c con predominio del séptimo grado. Nosotros probamos las dos vías más llamativas del sector, La floxuneta, un 7b con una monochorrera muy bonita y El gran Armand, un 7c desplomado de agujeros romos y movimientos dinámicos; sin duda dos rutones. También tanteamos Vida en llamas, un largo 7b+ con un comienzo bastante crispante de placa seguido de un aéreo desplome de movimientos físicos, en mi opinión bastante bueno también. 

Bollo preñao, queroseno puro para las duras jornadas de escalada cantábrica
A punto de saltar la frontera en el puerto de La Ventana
Y aquí llegados al Paraíso vertical
Tras este primer día de escalada la decisión fue unánime a la hora de acordar el futuro de nuestro viaje. Piedrasecha, y en mucha menor medida Vega de Gordón, son dos escuelas que no están nada mal para escalar en verano pero que, a nuestro juicio, no reúnen las características como para pasarse unas vacaciones enteras escalando en ellas. Son muy frescas (a la sombra hay que tirar de jersey y chaqueta) y tienen muy buenas vías pero quizás para un ámbito más local (no para pegarse casi 1000 kilómetros como fue nuestro caso). Así pues al día siguiente sólo escalaríamos por la mañana en el sector Chorreras de Piedrasecha mientras que aprovecharíamos la tarde para emigrar hasta nuestro nuevo destino, Teverga.

Mi más sincero agradecimiento al club de montaña y escalada Aguja de Sobia!!! Sois unos fenóóóóóóómenus!!!
Esto no se ve todos los días...
Y al sherif del condado tampoco... Jonathan Guadalcázar y el gran sensei Armando, el Bruce Lee de Teverga
Esta vez madrugamos como tocaba para poder aprovechar a tope las vías del Chorreras. El día apareció totalmente cubierto por lo que la temperatura fue muy parecida a la de un día de invierno en Alicante. Calentamos en una vía de la cara norte del sector Sabina, ubicada en el mismo camino de aproximación al resto de sectores. No sabemos el nombre pero estimamos que rondaría el 6c. Tras ello nos fuimos directos a una de las rutas más recomendables del Chorreras, El anillo del Nibelungo. Se trata de un 7b+ con una espectacular y agradecidísima chorrera de entrada que debería ser de obligado cumplimiento para todo aquel que visite la escuela. También recomendamos Suki, otro 7b+ buenísimo aunque de corte mucho más regletero. Sin duda dos vías excelentes. Si el día anterior nos había echado el sol esta vez fue el viento y el frío los que nos obligaron a recoger antes de hora. La sensación de tener las manos heladas en pleno agosto no formaba parte de los planes de ninguno de los tres por lo que no tardamos en plegar el campamento y poner rumbo a Asturias.

Manto Ácido, el megaproyecto de Jesús Martín en las Placas del Sol
Calentando a lo Old School en Haky shaky
Y aquí muy contento tras resolver todos los pasos del proyecto
Este corto (no llega a 80 kilómetros) aunque bonito viaje lo hicimos enteramente por carretera (se pueden recortar 20 por autopista). Si no se tiene prisa es más que recomendable ya que por la CL-626 se puede contemplar el embalse de Barrios de Luna en todo su esplendor. Posteriormente nos toca subir el puerto de La Ventana el cual discurre a través del parque natural de las Ubiñas y de la Mesa y cuya cumbre delimita las comunidades autónomas de Asturias y Castilla y León. Y así, tras unos 20 kilómetros de contiua bajada y paisajes tan espectaculares como los de Cueva Huerta, llegamos a Teverga. Cuando se va allí por primera vez uno se hace un poco la picha un lío ya que todo es Teverga aunque ningún pueblo se llama como tal. Primero nos encontramos con San Martín La Plaza que, al ser la capital del Concejo, es el núcleo de población con mayor número de habitantes y de servicios (prácticamente de todo). Posteriormente y a un kilómetro escaso de distancia llegamos a Entrago que es donde, a priori, se encuentra el campamento base de los escaladores (espero haber explicado bien todo esto). 

Jesús Martín, "el último plaquero"
Amanecer tevergano en las Placas del Sol
Covachón de Gradura
En Teverga hay todo tipo de alojamientos desde hoteles, casa rurales, habitaciones y albergues pero sin duda alguna el primero por el que preguntará cualquier escalador es por el del área recreativa La Pumariega. Gestionada por el club de montaña y escalada Aguja de Sobia creo que es de los pocos (por no decir el único) sitio en España que ofrece un parking libre para todo tipo de turismos y autocaravanas con baños y duchas totalmente gratis. Además también cuenta con un campo de fútbol en desuso en donde se permite acampar con tiendas de campaña (aunque del que no se hacen responsables frente a posibles sanciones). La Guardia Civil está justo al lado del complejo por lo que, actualmente, no hay ningún tipo de problema. Así pues Teverga es posiblemente la escuela de escalada con el mejor "apalanque" del país. Sobra decir que de nuestro comportamiento y de nuestra manera de tratar las cosas depende que esto siga siendo así. Por todo ello lo más lógico es que cuando llegues allí no tardes en encontrarte con algún escalador conocido de cualquier parte de la geografía española (aún no entiendo muy bien los motivos pero lo cierto es que extranjeros vimos muy pocos...). Pero este no es el único punto fuerte de la zona. Sus restaurantes, de copiosos (por no decir exajerados) y baratos menús de comida casera típica de la zona, la variedad de actividades para los días de descanso (cercanía de playas, rutas senderistas, Senda del Oso a pie o en bicicleta, etc, etc), sus espectaculares paisajes y, sobre todo, su fresco clima veraniego, hacen que, ya antes de entrar en detalles de lo que es la escalada en sí, considere a Teverga como uno de los mejores sitios de todo España para escalar en verano (y no digo el mejor porque aún me faltan muchas escuelas por conocer)

Gonso en los primeros metros de Loba flaca
Jordiet muy atento a todo lo que pasa
A punto de afrontar el techo del segundo largo de Arte primitivo
Aunque siempre ha sido una de las escuelas reinas de Asturias, su reputación no siempre ha sido del agrado de todos. Al menos eso es lo que se desprende de los comentarios de alguna gente que visitó la zona hace años. No sé como estaría en el pasado o si habría algún motivo por el que no terminara de gustar el lugar pero lo cierto es que, a día de hoy, Teverga es todo un PARAÍSO (opinión personal). Cuenta con unas 6 subzonas las cuales a su vez se dividen en un gran número de sectores. A muchos de ellos se puede llegar andando desde la propia área recreativa mientras que al resto se llega con unos pocos minutos de coche (más luego su pateo correspondiente). Se podría decir que, a excepción de los sectores de Gradura, todo el meollo lo tenemos a menos de 25 minutos andando. 

Viendo un pegue a Carlitos way desde lo más profundo del Covachón
Espolón Marley
Gonso nuevamente en Loba flaca
Aunque escalamos casi dos semanas enteras hubo muchos sectores que no llegamos ni a visitar por lo que simplemente haré un pequeño recorrido por aquellos en los que sí escalamos. Villa de Sub, Sobrevilla y Marabio quizás sean las zonas en las que menos se escala por estas fechas ya que, además de ser las más alejadas del pueblo, su orientación es predominantemente sur. En Entrago sucede algo parecido pero, debido a su proximidad, sus exigentes placas verticales si que reciben alguna que otra visita por las mañanas... o por las tardes... Si aparece un día nublado y fresco (cosa bastante habitual) puede que a algún fanático se le dé por subir a probar alguno de sus proyectazos. Este fue el caso del mítico Jesús Martín que no dudó a la hora de intentar su megaproyecto Manto Ácido. Se trata de la primera vía por la izquierda de la parte derecha del sector Placas del Sol y, el día que la encadene, posiblemente se convertirá en una de las líneas más difíciles de la escuela ya no sólo por su dificultad (que según el propio Jesús puede rondar el 9a) sino por su plaquero estilo plagado de ínfimas y alejadas regletas en las que no se puede ni echar magnesio. 

El flamante campeón del mundo y del Máster de Arco Urco Carmona en Carlitos way
Expedición al completo lista para meterse en lo que haga falta
Techo del segundo largo de Arte primitivo
Mención a parte de todo esto queda el sector Piedra Cárcel que, al estar al lado de la carretera, es uno de los más visitados por las mañanas (sombra hasta las 16:00). Cuenta con una decena de vías entre las que destaca claramente la mítica California, 7c+ precioso que en su día supuso el primer 8a a vista de Asturias por parte de Patxi Arocena. A excepción de una de reciente creación (muy buena por cierto) que es de desplome y techo todas son de placa ligeramente desplomada de regletas. 

Sector La Lluciona
Espectaculares chorreras en La Lluciona
Aunque para espectacular ésta
La zona de Gradura es muy famosa y conocida ya que en ella se encuentran los setores de El Covachón y el Planeta X, dos de los más visitados de la escuela. El Covachón es una cueva en la que predominan las vías muy desplomadas y de canto, la mayoría de ellas en torno al 8a. Prácticamente todas las que hicimos o vimos hacer nos parecieron buenísimas: Espolón Marley 7b+, Arte primitivo L1 7a+, L2 7c, Maná 8a, Loba flaca 8a, Samba pa ti 8a y Carlitos way 8a. Por su parte el Planeta X alberga algunas de las vías más duras de la escuela como su famosa Especie olvidada en el tiempo, 8c+ que surge de la combinación de un 8b+ y dos 8cs. El primero es de mañanas mientras que el segundo de tardes por lo que, si hay fuerza suficiente, podrían combinarse perfectamente. 

Anaconda, sin duda alguna de las chorreras más bonitas de Teverga
Zona del Desfiladero con Entecampos, Esplanada y tunelín a la izquierda; Eléctrico, Cabra muerta y Pingalagua en el centro y Bóvedas a la derecha
Caminando por la Senda del Oso hacia la parte derecha de Entecampos y la Esplanada
Uno de los días de descanso me dediqué a investigar el sector de La Lluciona, una placa vertical de chorreras increíbles al que prácticamente no va nadie. Tras descubrir (y medio inventar) el camino de acceso finalmente Dani y yo nos acercamos una mañana con el único propósito de probar Anaconda, un 7c+ con una espectacular monochorrera de unos 15 metros. Antes escalamos No hay fallo, uno de los mejores 7b+ de todo Teverga. La Anaconda en sí no fue nada mal, ya que el tramo de chorrera era super agradecido y bastante fácil de escalar, no así los tramos de entrada y salida de ésta que era donde se concentraba toda la dificultad. Para más inri partí con el pie un agujero clave en la cuarta chapa por lo que ahora la cosa está mucho más peliaguda. 

Entecampos superior
Sí sí sí!!! El de la caña es quien parece ser!!!
Vicent en Cantón de Manila
Y finalmente llegamos a la zona del Desfiladero, sin duda, la más visitada. Desde el campamento base y tras sólo unos 5 o 6 minutos andando por la Senda del Oso nos topamos con el primer sector, La esplanada y tunelín. Este, junto con la parte derecha del sector Entecampos (que está pegada), goza de una gran explanada en su base y en la que es habitual ver a un gran número de senderistas y ciclistas de la Senda del Oso quedarse pasmados viendo como la gente escala sus espectaculares paredes. Esto puede resultar peligroso ya que de vez en cuando suelen caer piedras desde lo alto del sector ¡OJO!. La parte de Entecampos cuenta con vías desplomadas y de chorreras mientras que en la Esplanada y tunelín son de corte plaquero. Tienen sombra por la mañana y bien entrada la tarde por lo que suele ser uno de los sitios donde la gente comienza y/o termina la jornada de escalada. De lo que nosotros probamos, que no fue mucho, recomendaríamos La Willy, 6c de placa exigente en Esplanada y Espagueti veloz, 7b+ de chorreras y desplome en Entecampos. 

Espagueti veloz
La Esplanada
Y el Tunelín con Piedra Cárcel al fondo
Siguiendo el muro de Entecampos hacia su izquierda, éste asciende por la ladera del monte y se subdivide en cuatro sectores, el Superior, que por lejanía es el menos visitado, y los denominados A, B y C. En líneas generales el muro es espectacular. Llega a alcanzar los 75 metros en el centro y por ello posee vías de varios largos. El estilo es predominantemente de placa vertical aunque podemos encontrarnos desde vías tumbadas hasta pequeños techos y chorreras. Es de los sectores denominados "Old School" por lo que si buscáis baratijas comerciales mejor irse a otro lado. Es ideal para invierno aunque, como ya dije, también se puede aprovechar la sombra mañanera en el verano. Aquí tampoco nos prodigamos mucho pero destacaría dos vías. Una es Aniceto que te meto 7b y la considero como una de las mejores que probé en todo Teverga. Escalada técnica con regletas, laterales, invertidos y gotas de agua, super super completa; de no bajar la guardia en ningún momento. La otra es Regreso al punk, 7b+ terrorífico de esos que le bajan los humos al más pintado. La descripción de Armando (el sherif del condado) no deja lugar a dudas: vía "tumbalolos".

Vicent estrenándose en Teverga con La Willy
El Lechuga y Kimi en el sector Piedra Cárcel
Lechuga llegando a la cadena de este corto y desplomado 7c+ de Piedra Cárcel
Al otro lado del Tunelín y siguiendo la senda nos encontramos con los sectores Eléctrico (placas de quinto, sexto y algún séptimo bajo), Cabra muerta (con vías cortas y a bloque) y Pingalagua, uno de los más famosos de Teverga, también con vías no muy largas y desplomadas donde promina el octavo grado. Tras estos tres sectores y ya subiendo por una gran pedrera, aparecen dos de los muros más concurridos de la escuela, al menos durante nuestra estancia. Por un lado está la Pared Negra, que se divide en izquierda y derecha. Es ideal para las tardes y muchas de sus vías son de obligadísimo cumplimiento. En la parte izquierda destaca la placa de Rollito tevergano, un 6c+ de esos en los que como pestañees cuando no toca te vas para abajo, De swing, 8a precioso con una línea increíble, Carioca, 7b imprescindible y El mala sombra, 7c de corte asturiano (para mí otra de las mejores de Teverga), entre otras muchas... 

Marcos comenzando el 7c+
Vicent (de verde) en la mítica California
Marcos de nuevo en el 7c+
En la parte derecha casi que cualquier vía es de las recomendadas. Al principio son más verticales y técnicas y poco a poco van desplomando hasta terminar en una pronunciada cueva. Seguro que a quien preguntéis os recomendará alguna de las siguientes: El vigilante de la playa 7b+, Nani 7c, Sabrina 7c (de chorrera patatera), Chamón 7b+, Chambao 7b+, Materia gris 7c+, Onix 8a+...

Sectores Pingalagua y Pared Negra
Sectores Bóvedas y La Canal
Vertiginosas vistas desde la parte más alta de la Pared Negra
Justo en frente y separado por la pedrera aparece el sector Bóvedas. Básicamente está formado por cuatro bóvedas principales, tres de las cuales parecen la cara del famoso cuadro "El Grito" de Munch. En las dos superiores prácticamente no escala nadie ya que su acceso es bastante complicado, no así en las inferiores donde si te despistas tienes que coger turno para poder probar una vía. Su orientación obliga a madrugar bastante por la mañana o por el contrario relajarse y esperar a las últimas horas del día. El estilo de escalada de éstas recuerda un poco al de Rodellar, con vías de escalada de chorreras y desplome. Se podría decir que en líneas generales es de los sectores más "comerciales" de la escuela. En la bóveda central no será raro tener que hacer cola en vías como Quien tiene broca se equivoca 6b+/7c, La diagonal 7a, Forres que te corres 7a+/7c+, Bombé violent L1 6c+, Piden trabayu... L1 7a o Placer y problemas 7a. En la inferior, Hau Nazca 7c, Caramelos podridos 7b+ y sobre todo Derecho de pernada 7c, son las que posiblemente tengan más solera. 

"El Grito" de Teverga
Y aquí reincidiendo...
Y por si no os lo creíais aquí os dejo otra. Para que no haya dudas...
A continuación y un poco más a su derecha aparece un pequeño sector de placa con un caliza gris de la máxima calidad llamado La Canal. La mayoría son sextos pero también hay algún que otro séptimo. Llegados a este punto hay que decir que el equipamiento en la mayoría de los sectores y vías nombradas es poco menos que excelente, ya que el club Aguja de Sobia y muchos otros escaladores vienen llevando a cabo una gran labor de reequipamiento en casi toda la escuela (casi todo con inoxidable), pero concretamente en este rinconcito aún quedan unas cuantas líneas con los seguros originales, es decir, oxidados y muy muy distanciados. Lo digo por que un día se nos dio por darle a No hace falta ir a Cuenca, un 6b de 50 muy poco recomendable para todo aquel que no lleve bien eso de ver la última cinta chapada varios metros por debajo de sus pies...

Vicent en el búlder de entrada de Chamón
Cartel de "no quedan localidades" en la Bóveda (y eso que daba el sol!!!)
No todo va a ser escalar, no?
Y bueno ya sólo nos queda El Circo. Si en vez de coger la pedrera que nos lleva a Pared Negra y Bóvedas y seguimos un poquito más por la Senda del Oso veremos que aparecen unas pocas vías justo en la parte derecha del camino. Tienen pinta de no ser muy frecuentadas pero el tema es que justo despues de ellas aparece una senda que, tras 25 minutos de dura subida, nos dejará en el sector de El Circo. Así pues, este pateo es el responsable de que la gente no se anime a visitarlo, circunstancia que provoca que sea uno de los muros más tranquilos de la escuela. Sin duda es de los que más recuerdan al estilo de escalada de Rodellar por lo que si lo vuestro es tirar de canto en desplome reservar las tardes para este sitio. Boa 7c, El matao7c+ y Nosferatu 8a conforman la progresión más lógica y de calidad que encontraréis en esta pared. 

Nueva imagen de Vicent en Chamón. Como podeis apreciar la calidad de la roca en Teverga sólo se puede igualar pero nunca superar
Dani pensativo tras su último pegue
Sombra, fresquito, máxima calidad de roca, viotes, ambientazo... Hasta la próxima Teverga!!!
Y hasta aquí puedo leer...Me reiteraré de nuevo diciendo abiertamente que para mí Teverga es, sin ningún lugar a dudas, el mejor destino veraniego de escalada en España (repito también que me faltan por visitar muchas escuelas del norte como por ejemplo todas las del País Vasco) aunque, claro está, esto es una opinión personal e intransferible. Posiblemente si en vez de hacer el tiempo que nos hizo (generalmente muy fresco y sin a penas lluvia) se le hubiera dado por estar lloviendo todo el día (que también podría ser) a lo mejor mi opinión no sería la misma pero ya sabéis lo que hay... mejor que no os lo cuenten. 
Hasta la próxima Teverga!!!