15/3/15

Margalef, el regreso!!!

Así es... Un mes justo es lo que tuve que esperar para regresar de nuevo al paraíso agujeril. Además, en esta ocasión, los Dioses del Rot Punkt (y los de la meteorología) compensaron el gélido viaje anterior con una semana de tiempo excelente en la que, esta vez sí, pudimos escalar a tope de pistón (incluso en la sombra!!!). De hecho, la mayoría de los días las altas temperaturas nos obligaron a trepar lejos del sol por lo que por poco no podemos ir a Espadelles. Pero como digo en esta ocasión la suerte estuvo de nuestra parte. El viento que hace un mes nos congelaba los dedos esta vez permitió poder escalar en perfectas condiciones a pleno sol. Sólo apareció un día pero supimos aprovechar la oportunidad para poder saldar todos los asuntos que teníamos pendientes. Así sí !!! 

Intento a vista de Parabellum
Espectaculares vistas desde el sector Ca la Marta
En Margalef la mala puntería no es una opción
Martes 3: El calor y la ausencia de viento nos llevaron hasta el sombrío Ca la Marta. Allí nos dimos cita un gran número de cordadas aunque, con el paso del día, poco a poco el muro se fue quedando casi vacío. Joan, Jordiet, Vicen y yo calentamos en dos vías apartadas en el extremo izquierdo del sector, Mañolita 7a y un 6c aún sin bautizar, ambas muy recomendables para este cometido. De ahí ya cada uno empezó a buscarse su propio proyecto. Roger y Jordiet, entre otros, probaron suerte en Los sobraos, un 7c con un paso bastante morfo en su parte superior. Joan liquidó a vista Noches de amor y mierda, un corto y sugerente 7b+ que va por un filo y probó Local hero, 8a, en el vecino Racó de la Taberna. El camarada Dimitri lo intentó con Pollastre de granja pero se ve que este 8a tiene una entrada que es un auténtico infierno. Por mi parte pude llevarme la excelente Parabellum 7c+, Printemps arabe, un 7b que me pareció la mar de rancio, y Sutils perfums, un extraordinario 7a que también encadenó Jordiet. La cosa empezaba bien...

Sergio en una vía de reciente equipación en el final de Espadelles Extension
Espadelles Extension en estado óptimo
Vicent en la nueva vía de Extension
Miércoles 4: El día D. Como dije fue la única jornada que el viento permitió escalar en los sectores de sol. Como no podía ser de otra manera nos fuimos de cabeza a Espadelles extension. Mientras Vicent supervisaba que todo estuviera en orden Sergio y Roger comenzaron por La banda de Albacete 6c. Jordiet y yo hicimos lo propio en un par de 6bs de la parte izquierda. Posteriormente también hicimos La banda de Albacete, excelente por cierto, y El tavernícola, un 7a+ con un par de tramos rabiosos, perfecto para entrar a tono en el proyecto. Barman returns 7b+, fue el de la mayoría de los presentes aunque sólo Jordiet fue capaz de encadenarlo. Por mi parte la cosa estaba más que clara ya que El ladrón de orquídeas llevaba un mes esperándome. Pero esta vez la cosa fue muy distinta. En un primer pegue de reconocimiento, sin dedos helados ni hinchazón de antebrazos, pude comprobar como ésta no era la misma ruta que recordaba. Parecía que fuese un plus menos y, efectivamente, al segundo conseguí encadenarla afianzando todos y cada uno de los movimientos de esta extraordinaria ruta, para mí una de las mejores que he probado en Margalef.
Pero la misión no concluía ahí. Su hermana pequeña, la Fóllame, también se me había quedado en el tintero por lo que me puse manos a la obra con este exquisito 7c. Lo que parecía que se iba a resolver en un sólo intento se fue al traste por no atinar en un pequeño bidedo prácticamente debajo de la cadena por lo que hubo que emplear un segundo pegue para conseguirlo. Finalmente y ya para rematar esta estupenda jornada, Jordiet me guió a la perfección para poder llevarme a flash la susodicha Barman returns. Sin duda, una tarde para recordar.

Dimitri en la exigente Tenebrossa
Dos de las piezas más importantes del puzzle
Dimitri afrontando el durísimo paso de Escalofríos
Viernes 6: Tras una jornada de merecido descanso, las altas temperaturas nos llevaron hasta un sector impensable días atrás, el Racó de les Tenebres. Primeramente hicimos una paradita en la Finestra para calentar en las vías Loba y Llarga i sorda, dos 6c+ en los que no te puedes despistar. Posteriormente, ya en Tenebres, terminamos de calentar en otro par de 6cs. A partir de ahí ya se fueron fijando los objetivos. Dimitri y Jordiet mantuvieron una feroz batalla con Tenebrossa, un corto pero maléfico 7c que sólo Dimitri consiguió doblegar tras cuatro pegues. Después hicieron lo propio con Escalofríos pero este duro 7c+ ya no les dio opción. Joan se puso con La corva de la felicitat 7c mientras que yo, tras encadenar un excelente 7b llamado La traviesa, hice lo propio con su vecina Sátiva patática, uno de los 8a emblema de Margalef. La verdad que no faltó mucho para hacerla en el segundo intento pero, finalmente, nadie más consiguió chapar cadena. Quedaba así fijado uno de los proyectos de la futura visita de mayo.

Tres tomas de la increíble Sátiva patática
Sábado 7: Y así, casi sin darnos cuenta, nos plantamos en el último día del viaje. Jordiet y yo, junto con las recomendaciones del Oráculo, habíamos planeado visitar el poco (o nada) frecuentado sector L'Escut pero una inesperada baja de éste (Jordiet) hizo que nada saliera según lo previsto. Finalmente me acoplé en un grupo Astur-leonés-aragonés en el que hice cordada con Manu, el cual había llegado del morderesco León para lo que sería su primer viaje en esta escuela. Como el día acompañaba y las temperaturas habían subido todavía más comenzamos del tirón en la sombra de la Finestra. Nosotros empezamos con Okemaca, un 6c de fisura y diedro, muy peculiar para lo que viene siendo habitual por estos lares. Tras ello nos unimos al resto de la expedición en la parte izquierda del sector. Pablo liquidó en dos pegues Sargantana killer 8a+ y La sombra del viento 8a a vista, María se llevó la Pitus i flautes 7b mientras que los demás se enzarzaron con algunos séptimos del lugar. Por nuestra parte encadenamos la curiosa Montgronyeta, un bonito 7b+ salpicado de pequeñas chorreras. Fue entonces cuando Manu sugirió visitar Tenebres, cosa que yo acepté de muy buen agrado. Sin pensármelo dos veces me presté voluntario a montar del tirón la Sátiva patática y, tras el beneplácito de Manu y como gran colofón a este estupendo viaje, conseguí encadenar la ruta. Pero todavía era muy temprano como para dejar de escalar por lo que aún había que gastar algún cartucho más. Manu, Miguel, Emilio y Jairo se dedicaron por entero a la Sátiva. Manu la reventó al segundo pegue mientras que el resto se la dejaron vista para sentencia. Por mi parte y, ahora sí, ya para finalizar, tuve la suerte de poder completar dos vías más en la parte central del sector, las aparentemente olvidadas The Lorza Brothers y Vampirela, dos 7b+ que en mi opinión merece la pena escalar (aunque el segundo tiene un bloque bastante puñetero). 

Los más pequeños vienen pisando muy fuerte

Turno de Emilio en la Sátiva
De este modo pues se ponía fin a esta breve pero intensa visita en la que el Karma quiso recompensarnos por todas las penurias sufridas en la anterior. Esta vez fue el sol el que salió a despedirme...

... hasta mayo (si Güllich quiere)...

24/2/15

Una de "Old School" y algo de desplome...

Como viene siendo habitual en las últimas temporadas febrero suele ser un mes de "Old School". Las placas rancias y poco comerciales vuelven a ver sus cantos teñidos de blanco mientras que nuestras yemas, bastante maltrechas, no paran de perder capas de piel tras cada pegue. Así pues, es el momento de ir liquidando la faena en todos estos sectores, generalmente soleados, ya que marzo asoma la cabecita a la vuelta de la esquina y lo normal es que la frescoreta del invierno vaya dejando paso al "caloret" primaveral...

Éste es el lance del segundo largo de la Maldición del parabolt
Ahora utilizo otro pie de impulso...
...Pero el resultado sigue siendo el mismo
Como estaba planeado, El elefante ha sido (y sigue siendo) el objetivo principal del momento. A pesar de ello el tiempo y las circunstancias sólo han permitido un par de nuevas visitas por lo que cada vez veo más lejos el poder resolver el proyecto de La maldición del parabolt. Aunque en alguna ocasión he estado super cerca, el lance del segundo largo sigue sin salir y la sección que queda de ahí para arriba, que rondará el 7c o 7c+, tampoco he conseguido completarla del tirón. Parece que la cosa se pone cuesta arriba aunque seguiremos intentándolo. Lo que sí conseguí, por fin, fue probar el misterioso tercer largo. Como ya os habré contado en más de una ocasión, éste pertenece a su vía vecina Edward's wall conformando lo que sería su tercer largo. Como ésta se encuentra unos tres metros a la izquierda de La maldición del parabolt los primeros pasos dicurrían en travesía hasta alcanzar la línea lógica de cantos que, posteriormente, ya salen rectos hasta cumbre. Como La maldición llega perfectamente recta hasta dicha línea ahora parece que sea su tercer largo. Pues bien, lo que desde el suelo pueden parecer unos 15 o 20 metros como mucho al final resultaron ser 35 metrazos de largo por lo que, sumados a los 38 de las dos tiradas anteriores, el resultado fue que me tuvieron que pasar un grigri para poder bajarme yo mismo hasta la segunda cadena (y eso que la cuerda medía 90 metros). Menos mal que, en esta ocasión, su equipador dejó una cadena con argolla en condiciones porque si no ya me veía bajando a pata por el monte. Y dicho todo esto hay que precisar varias cosas. El largo en sí es muy bueno. Se trata de una placa interminable en la que lo más duro aparece en los primeros metros, suavizando bastante de mitad de vía para arriba. Concretamente tiene un paso bastante delicado que seguramente sitúe su dificultad en torno al 7a+ o 7b. Es curioso porque desde el suelo parece que tumba bastante pero al principio es casi vertical. Creo que sobra decir que para escalar este largo lo idóneo sería hacer reunión en la segunda cadena y acometerlo como una tirada independiente, es decir, escalar toda la ruta en dos largos. Eso si se quiere llegar hasta cumbre porque, en mi opinión, no merece la pena seguir una vez llegado a la segunda cadena, ya que este tercer largo no le suma dificultad y supone el empleo de una gran logística (cuerda de más de 80, grigri y unas 35 cintas). Así que ya sabéis, con que se enmarrone uno sobra... Lo bueno de esta aventurilla es que pude observar las diferentes líneas que surcan la parte más alta del Elefante. Además del susodicho tercer largo de la Maldición hay dos líneas más que llegan hasta cumbre. Una va por la izquierda y nace en una gran repisa a la que creo que se llega por la extensión izquierda de la vía Lengua de serpiente. Dudo si tiene una reunión fiable ya que el último seguro que llegué a ver era un cordino en un puente de roca. La pinta que me dio es la de la típica placa tumbada de roca excelente. Según la guía guiri es 7a. La otra vía va por la derecha y corresponde al tercer largo de Divina inspiración. En los croquis de dicha guía aparece como que termina bastante abajo a la derecha pero en realidad sube hasta cumbre en suave diagonal hacia la izquierda. También tendrá unos 30 o 35 metros por lo que desaconsejo (por si a alguien se le pasa por la cabeza (que lo dudo)) intentar hacer los tres largos de dicha vía del tirón porque se encontraría con los mismos problemas que con los de La maldición del parabolt. Supuestamente se trata de un 7a+ y comparte las mismas características que sus dos vecinas (aunque con un equipamiento de menor calidad). Espero que todo esto sirva para conocer un poquito mejor este gran sector que nunca deja de sorprender. Y bueno, al margen de todo esto decir que Anaya retoma la deportiva y con muchas ganas ya que un solo pegue le bastó para liquidar la Lengua de serpiente 7c (poniendo cintas). Por mi parte también le volví a sacar las telarañas a la Vía bella, un 8a de Rafa Fanega que posee un par de pasos que hasta la fecha me parecían imposibles. Ahora ya sólo me parece la mitad de imposible ya que conseguí descifrar uno de esos pasos. La esperanza es lo último que se pierde...

Calentando en las increíbles placas del CP10M
Vinalopower forever derecha
Olivier en Lengua de serpiente
En la que sufrió en su parte superior
Pirámide: A primeros de mes y, aprovechando los últimos coletazos del temporal de frío que azotó el país, un día me acerqué con Fabián al calorífico sector Pirámide de Orihuela. Sólo había estado una vez hacía cinco años y la verdad es que ha cambiado bastante desde entonces. Sin duda Fabián ha contribuido en gran medida a dicho cambio ya que él es el responsable de la mayoría de nuevas aperturas en dicho muro. A día de hoy cuenta con 14 vías que van desde el 6a+ hasta el 7c+ y algunas de ellas llegan a alcanzar los 30 metros bien medidos. En esta ocasión el susodicho Fabián aprovechó para encadenar sus dos últimos proyectos y fulminar así la totalidad del sector. Las vías en cuestión fueron Tutankamon, a la que le dio 7b e Himhotep, para la que propone 7c+. Días atrás ya había hecho lo propio con Akenaton y El martillo de Thor, ambas también propuestas de 7c+. Por mi parte conseguí encadenar Piveman, un corto y rabioso 7a, Ocho liebres, un excelente 7c+ y Patagonia, 7b+ a vista, posiblemente la vía mas larga del sector. Desde luego no se trata de una super escuela pero hay que decir que es un murito con mucha calidad (sólo apto para los días de más frío). Lo malo es que ahora que Fabián ya se lo ha terminado a ver a quién engaño para volver...

Comenzando La maldición del parabolt
Ahora ya en el segundo largo
Adivina adivinanza... Dónde está el escalador???
Esa es la cuerda que sobra tras bajar de la tercera a la segunda cadena (cuerda de 90 metros)
Panal de Crevillente: Otro clásico al que hacía cuatro año que no visitaba y que se ha convertido en el centro de operaciones de Fabián. El destructor de la Vega Baja poco a poco ha ido tachando muchas de sus cortas, duras y exigentes rutas hasta sólo quedarle las de 8a para arriba. Y no todas... En las últimas semanas ha conseguido apuntarse Diagonal y Desestrésate, dos 8as a los que seguro pronto se sumarán La desconeguda e Hidrodinámica, que las tiene super a punto. Para mí este día fue sin duda un claro retorno a los orígenes más plaqueros. Comencé por un segundo largo de 6c al que tuve que dar dos pegues (Pa y te). Luego conseguí a vista Seiza 7a y Nostradamus 7b+, al tercero, ambas vías de esas de afilarse los dedos. Para terminar lo intenté con Pichurra, un 7c en el que no llegué a entender su paso clave, y mucho menos cuando se me rompió un canto medio bueno en dicho tramo. Ojito con el Panal que te pone firme pero rápido!!!

Sector Pirámide de Orihuela. Como veis hay faena...
Fabián tras darle a La desconeguda en el Panal de Crevillente
Sector Nagore del Morro de Almaida
Por placer, una joya de Dani Andrada en el Ponoig
Túnel de Agost: Nuevamente con Fabián retomamos este peculiar sector para intentar meter mano a algunas de sus vías más bloqueras. Comenzamos con Punkis in the cuchitril, un corto 7c+ que se podría resumir en tres movimientos de mano, o lo que es lo mismo, un búlder con chapas. Ambos conseguimos descifrar los pasos aunque las fuerzas y las condiciones de la roca no terminaron de ayudarnos. Con las orejas más bien gachas nos fuimos de Guatemala a Guatapeor y es que también se nos dio por probar la infame y temida Tensum Dominun, un 8a+ que muy probablemente sólo cuente con la ascensión del maestro Bruno Macías y que el mismísimo Iker Pou fue incapaz de resolver su paso clave. Y claro, ante este panorama nosotros poco pudimos hacer. El paso ni lo olimos y nos tuvimos que contentar con poder pelear su parte superior. Algo es algo...

La gran promesa Lucía Sempere enfrentándose a los desplomes de Bovedonada
Iker dándolo todo en Chikara
María Lax en los primeros metros de Perpetum Mobile
Morro de Almaida: Todo un descubrimiento para mí. Anaya se encargó de mostrarme este rincón de La Nucía en el que hay más de 100 vías repartidas por varios sectores. Para los que le suene a chino lo de Morro de Almaida (como a mí hasta hace poco) decir que se trata del monte que se encuentra a los pies del Ponoig, más concretamente a su izquierda, y que es donde se ubica la conocida Cova Fumá. Como digo, cuenta con unos cuantos sectores algunos de ellos de muy reciente creación. Éste es el caso del sector Nagore que es el que fuimos a visitar. El muro en sí tiene unas dimensiones bastante importantes ya que alcanzará sin problemas los 40 metros de altura por unos 100 de ancho. Lo malo es la calidad de su roca. No puedo decir que no fui advertido pero la verdad es que no me lo esperaba tan roto. Desde mi punto de vista y siempre con el máximo respeto a sus equipadores creo que es un sector peligroso por la potencial caída de piedras. A pesar de ello hicimos un par de vías. Comenzamos en la parte derecha, más vertical y con la roca de mejor calidad. Allí hicimos Tekila, un 6b+ que terminamos por las últimas chapas de Limón, su vía vecina. Luego fuimos a la parte central, más desplomada pero con la peor roca. Aquí nos pusimos con Ulises, un 7c muy bonito que ambos conseguimos encadenar. La idea era pasar el día en este sector pero visto lo visto decidimos cambiar de lugar. En un principio íbamos a ir a la Cova Fumá pero en un arrebato de última hora Anaya me condujo hasta un pequeño tesoro situado en el Ponoig, justo a la izquierda de donde comienza la vía ferrata. Se trata de una pequeña bóveda en la que el gran Daniel Andrada dejó Por placer, una joyita en forma de 7c+ absolutamente impresionante. La única pega es esa, que sólo está esa vía. Aún así bien vale la pena ir hasta allí a propósito pues como digo la ruta es excepcional. Tendrá cerca de 30 metros y transcurre por una línea de chorreras y agujeros con movimientos bastante físicos. Está perfectamente equipada y en su parte superior tiene ciertas alegrías que le dan su toque picante. Recomendable cien por cien. Ambos le dimos un peguecito y nos marchamos con la promesa de volver lo antes posible. Ahora sí y ya para finalizar desde aquí nos fuimos de paseo hasta la Cova Fumá que sólo se encuentra a cinco minutos del parking. Así ya no me lo cuentan...

Paso clave de Depil man
Y tramo de transición hasta cadena
Primeros metros de Armando sigue desplomando
Desplome a punta pala...
Bovedón de Gandía: Las yemas pedían un poco de tregua así que los dos últimos fines de semana regresé a esta cueva para cambiar un poco de inclinación y coger canto bueno y agradecido. Ya sabéis, en la variedad está el gusto. El que más partido le está sacando últimamente a este sector es Toni de Ibi que semana tras semana no para de tachar. Por el momento ya ha liquidado, entre otras, Perpetum mobile 7c, Ferrer y sus cobardes 7b, Trasnochando 8b, Arcadia 7c, Felicidad 8a+ y Kaka de cabra 7c+. Como no frene se queda sin sector. Adolfo se hizo con la combinación Kaka-Malsoñando 8a e Iker con Perpechando, otra combinación de 8a+. Por mi parte conseguí encadenar una de las más clásicas del muro, la Armando sigue desplomando, 8a+ imprescindible de super desplome, canto bueno y gorileo. También me metí en un par de marginalidades, la Depil man, 7a+ con un paso bastante chulo y Benito Camelas, un 7b con un diedro muy característico que fui incapaz de resolver. Mira!!! Ya tengo excusa para volver!!!

Famoso paso del cangrejo tranformado en el de la cigalita
Caída entrando a cadena en el primer pegue del día
Y venganza en el segundo
PD: Ya para terminar haré un pequeño repaso de otros encadenes acontecidos durante los últimos días. Sin movernos de Gandía, aunque sí de sector, Doke consigue tachar La cañera, 8a+ del Bove2, yo hago lo propio con Panza arriba 8b suave, mientras que Iker, que se ha quedado sin vías, remata la Bob natural mystic hasta arriba 8b y se lleva la primera de Los infiltrados para la que propone 8a. En el Ruth de Redován Miguel Ángel se hace con La 204, 7b+. En el Tocayo de Busot Fabián encadena Viaje a la locura 7b+, Bricolaje 7c+ y Pura sangre 8a mientras que Alex se lleva también Viaje a la locura. Ya para terminar en Cocentaina Ramonet y Alex Milovic consiguen la Pardalets, 7b. Enhorabuena a todos!!!

8/2/15

Mordorlef

"A ver cuando te vienes en invierno a Margalef y así puedes escalar al solecito en Espadelles..." "Da igual si hace frío, en Margalef nunca hace aire y al sol hasta pasas calor" "La abuela fuma porros..." "Chupa, chupa que yo te aviso..." Los reconocéis, verdad??? Son los típicos dogmas que la gente suelta alegremente cual párroco a sus feligreses un domingo cualquiera pero que luego, y ya de puertas para fuera (tanto de la iglesia como de las nuestras propias) vemos como estas verdades universales no sólo no se cumplen sino que en ocasiones, como ésta, se quedan a mucha distancia de ser ciertas. Debe ser por ello que en algún momento del camino tomé la dirección equivocada puesto que, aunque en principio parecía haber llegado a Margalef, lo cierto es que había aterrizado en el gélido y desapacible Mordorlef...

"Nene, que dan una media de aire de 25 km/h..."Ni caso, aquí nunca hace viento" Cuando estas palabras las pronuncia el mismísimo sheriff del condado uno se calla y se queda tranquilo pensando que la voz de la experiencia nunca se equivoca. Eeeeeeerrorrrrrrrr!!! En los tiempos que corren ya no te puedes fiar ni de los oráculos y, por si aún os quedan dudas, esta fría crónica es el claro ejemplo de ello. Tened siempre presente una de las máximas de este blog "Que no os lo cuenten" (no vaya a ser que sea mentira...)

Sector Espadelles de Margalef
Primeras vías del sector
Roger enfriando en un 6c de Punta Espadelles
Primeros metros de Transilvania
Pues eso, que durante la última semana de enero y los primeros días de febrero me fui a Margalef a catar las vías del que, probablemente, sea el muro estrella de la escuela, Espadelles. Seguramente, esta soleada franja rocosa y sus dos centenares de vías conviertan a este sector en uno de los más conocidos y prestigiosos del mundo para escalar en invierno. No en vano decenas de cordadas de todas las partes del planeta visitan diariamente sus paredes. Escalar escalamos a tope pero lo que es dar un pegue en condiciones...hoy no...mañana!!!

La verdad es que lo pasamos bastante mal. Frío, viento y ausencia de sol, forman un cóctel que a estas alturas del año se hace bastante indigesto a la hora de trepar. Dedos congelados y antebrazos petados en las terceras chapas fueron la tónica común de todos estos días. Pero bueno, a pesar de ello lo intentamos...

Secuencia de imágenes del tramo duro de Transilvania
El primer día nos lo tomamos como algo excepcional. Hacía frío, las nubes tapaban el sol y hasta soplaba un poco de viento. Bah!!! Seguro que es algo pasajero... Intentamos calentar en Punta Espadelles, pero no lo conseguimos. Roger y Sergio probaron suerte en una de sus últimas creaciones, Unidedo Flix, mientras que yo hice lo propio en un 6c sin nombre. Si tuviera que deciros como eran los cantos de la mitad de la vía para arriba tendríais que matarme ya que no sentí ni uno. Aún no se como pude llegar a la cadena. Ante tal panorama Vicent y yo nos fuimos a la parte final de Espadelles. Allí comenzamos de nuevo e intentamos coger algo de temperatura con Memoria histérica, 6b+ muy chulo, y un 7a+ sin nombre bastante agradecido y uniforme. Tras ello me fui de cabeza al objetivo del viaje, Transilvania, una vía que tenía pendiente desde finales de 2008, único día que había estado aquí antes. En este punto hay que dar gracias al frío ya que normalmente en esta vía hay más cola que en un Madrid-Barsa y ese día sólo éramos dos los pretendientes de este asediado 8a. Entre unas cosas y otras cuatro fueron los pegues necesarios para quitármela de encima pero gracias a ello descansé tranquilo por haber liquidado los deberes del viaje en la primera jornada. Para terminar cerramos la sesión con un 7a+ muy bueno de Ca la Mainadera llamado Soledad. Paralelamente Sergio firmó la primera de Unidedo Flix para la que propuso 7b.

Josep María en los primeros metros de El ladrón de orquídeas
Espadelles Extension
Roger comenzando Al mal tiempo buena cara
Turno de Sergio en la misma vía
Al día siguiente más de lo mismo aunque esta vez hubo muchos más claros que nubes por lo que, de vez en cuando, el sol nos proporcionó algo de bienestar en nuestras insensibles manos. Esta vez visitamos un pequeño sector de nueva creación. Hay pocas vías pero todas ellas son excelentes, no en vano llevan el sello de calidad del sheriff Palau. Así pues nos encargamos de las primeras ascensiones de Más difícil para bajos 7b y Más fácil para altos 7b+/c dependiendo de la altura. Habéis visto que nombres más bonitos??? Se las habrá dedicado a alguien??? Posteriormente tuve el placer de degustar una de las que, sin duda, serán vías de moda de la escuela, la excelente MVP. Se trata de un 7c+ muy físico y aéreo que hará las delicias de los más gorileros. Para terminar probamos dos proyectos muy buenos que Vicent no tardará en encadenar.

Sergio resuelve de una manera...
Y Roger de otra
Ahora sólo queda aguantar...
Y no ponerse nervioso
Tercer día. Tres de tres. Nos fuimos hasta Espadelles extension y por fin vimos el sol. Lástima que viniera acompañado de aire... En esta ocasión contamos con la presencia del comando Zaragoza que aprovechó la festividad de San no se quién para venir a pasar frío a Margalef (se ve que es más sano que el de la ciudad).
Para empezar bien el día el sheriff me metió en un par de vías en las que tuve que pisar el acelerador más de la cuenta, Efecto cremallera 6c+ y Pal Omín 7a. Cuidadito que si te pillan medio dormido te pueden espabilar de golpe. Con tal chute de activación me fui de cabeza a una de las joyas de la corona, El ladrón de orquídeas. Se trata de un extraordinario y contundente 8a de pura resistencia con un tramo un poco a bloque, sin duda, un hueso duro de roer. Si a eso le añadimos dedos congelados el resultado es más que obvio, collejón (en mi caso dos). Tras ello tocó dinamizar un poco. Vicent me había hablado de una vía bastante olvidada que consistía básicamente en un lanzamiento y para ella que fuimos. Se llama Pittilingorri y no se sabe si estaba encadenada. El caso es que tras un primer pegue de reconocimiento tuve la suerte de poder hacerla. Será que La maldición del parabolt (proyecto del Elefante, en Sella) me tiene bien entrenado en esto de saltar a por los cantos. Se especulaba con un grado aproximado de 7c y yo creo que es bastante acertado. Si os gustan los lances os animo a que la probéis, no os decepcionará. Para finalizar formé cordada con Victor en otra matagigantes, un 7a+ llamado Palasil. Con lo alto que soy no me iba a librar de la quema así que mordí el polvo con todas las de la ley. 

Roger chapando la cadena de Al mal tiempo buena cara
Sergio en Dinamita
Y Roger que no iba a ser menos
Últimas luces del día en Espadelles Extension
Descanso obligado. Tras tres días de dura batalla contra la roca y los elementos era hora de parar. Además cuadró perfecto ya que anunciaban lluvias para todo el día. Pero como Roger y Sergio no atienden a sensaciones, ni físicas ni meteorológicas, me fui con ellos a una pequeña cueva en la que se puede escalar resguardado del mal tiempo. A lo tonto a lo tonto se pegaron una inflada de escalar bastante importante ya que los pegues de uno y otro se sucedieron sin descanso durante toda la jornada. Ambos se hicieron con Al mal tiempo buena cara, un 7a+ cortito de bloque y le dieron unos buenos pegues a Dinamita, un 7c con una entrada de bloque y pasos largos para entrar a cadena.

En este bonito puente comenzó mi particular aventura
Fría jornada de domingo en el sector Cingles del Molí
Sector Laboratori, Can Llepafils y Espadelles
Embalse de Margalef. Se puede apreciar perfectamente el viento reinante en la zona
Sábado, último día de enero. Como suele ser habitual los fines de semana de invierno Espadelles se suele poner a tope. En éste concretamente no se puede decir que estuviera colapsado pero sí que se notaba un aumento considerable del número de cordadas. Repetimos nuevamente en Extension. Algunas rutas se encontraban mojadas por las lluvias del día anterior pero pronto vimos que no durarían mucho en ese estado puesto que un gélido e incesante viento las azotaba sin piedad. A estas alturas del viaje ya teníamos claro que lo de escalar al solecito en camiseta corta era poco más que un sueño por lo que seguimos la estrategia de empezar y no parar hasta irse. Sergio y yo comenzamos con Weissmuller, un 6c magnífico para intentar calentar. Acto seguido me vengué de Palasil y casi sin descanso intenté dar unos pegues de calidad a El ladrón de orquídeas. La verdad que uno de ellos fue bastate bueno ya que la dejé con una sola caída bastante cerca del final. Iba muy justo pero si hubiera cogido el canto como tocaba quizás hubiera sonado la flauta. De aquí me desplacé con Sergio a Ca la Mainadera para probar su proyecto Que t'angoixa, Nuria? 8a. En uno de los pegues se la dejó con una sola caída, pasada ya la mitad, por lo que, seguro, pronto la liquidará. Como parar lo más mínimo era sinónimo de congelarse las manos, decidí probar una vía muy desplomada y de canto bueno, la Mindundi, 7b+. Menudo acierto. De no ser por sus enormes y agradecidos cazos hubiera muerto en la segunda chapa ya que la temperatura de la roca te insensibilizaba los dedos casi instantáneamente. Además, de vez en cuando se levantaban rachas de viento que en ocasiones recordaban a un pequeño huracán. En fin... Para terminar me tocó sufrir, y de que manera, en un 7a+ de reciente creación llamado La máquina de follar. Menos mal que, finalmente, pude encadenarlo al tercer pegue. Entre el cansancio, el frío, el viento, y que la vía tiene lo suyo, fue todo un calvario. Maaaa cagao!!! Si lo sé no vengo!!!

Racó de la Coma Closa y sector La Catedral
Sectores El Purgatori y L'Escut
Cruce de caminos en el pico de La Cogulla
En donde las temperaturas eran realmente gélidas
Domingo, día del Señor. Cómo sería la cosa que cuando salimos por la puerta para fuera no tardamos dos pasos en dar media vuelta y volver a dejar las mochilas dentro de casa. Ya habíamos tenido suficiente con el día anterior como para volver a repetir. Además hoy daban más viento todavía por lo que la decisión fue rotunda, día de descanso. Como tampoco era plan de quedarse encerrado en casa todo el día se me dio por ir a caminar un rato. La idea era conocer el valle que hay entre los dos donde se encuentran los sectores de escalada pero resulta que su tránsito está prohibido entre el 1 de enero y el 15 de julio por lo que tuve que improvisar. Y quién me mandaría a mí hacer nada... Al final me tiré 5 horas caminando, más de la mitad de ellas por sitios que, muy probablamente, nadie había pisado jamás. Hubo momentos que ya empezaba a visualizar helicópteros viniendo a rescatarme pero al final, mi instinto cabrío me guio entre repisas y mini junglas hasta llegar casi al pico de La Cogulla, lugar donde unos caminantes me mostraron la senda salvadora. Menuda aventura!!! 

Roger y Dimitri en los séptimos de la parte izquierda de Espadelles Extension
Tres instantáneas de la vía Trimugri
Los lunes sin sol. Últimos cartuchos. Efectivamente hoy era mi última oportunidad para poder encadenar El ladrón de orquídeas. Las condiciones, como hasta ahora, muy malas. El viento había aflojado pero el sol no se dejaba ver por lo que el frío era bastante intenso. Comenzamos en un 7a llamado Guybrush, muy apropiado para calentar debido a sus buenas presas. Tras ello le dimos a Lucántropo, 7b, aunque más bien nos dio él a nosotros. Tanto Dimitri como yo tuvimos que darle dos pegues para poder encadenarlo. Sergio hizo lo propio con Weissmuller, la cual se había dejado pendiente el pasado sábado. Sin tiempo para pensar me puse mano a mano con Josep María en el proyecto. Primer pegue lo de siempre, más frío que una llave inglesa y en la tercera chapa para abajo. Tras unos segundos en los que empieza a fluir la sangre, de nuevo al ataque. Esta vez sí que parecía que iba bien la cosa. Volví a llegar al mismo punto donde había caído en el pegue bueno del otro día pero ahora dominando bastante los cantos. Acoplé bien los dedos para coger el agujero pero nuevamente volvió a quedar una pequeña holgura que hizo que no me pudiera sostener. Lancé desesperadamente al siguiente canto pero no conseguí agarrarlo. Sin duda éste era el pegue. Finalmente ni Josep María ni yo conseguimos el encadene. Quien sí lo consiguió fue un chico que la hizo magistralmente a vista. También hubo un austríaco que la "encade no" en modo 8c+, cogiendo cantos que ni se usan y demostrando un poderío físico increíble. El caso es que el prenda, que iba super sobrado, empezó a flaquear llegando a cadena y ni corto ni perezoso tiró del alargue de la reunión (con la mano), tocó la cadena y se pegó un señor vuelo para celebrarlo. Todos nos quedamos mirándonos con cara de haba sin saber muy bien lo que había pasado. Será que en Austria se encadena así... Por lo demás poco que contar. Dimitri liquidó unos cuantos 7b que le faltaban y su compañero, que ahora no recuerdo el nombre, hizo lo propio con un 7c excepcional, la Fóllame. Para chinchar, a eso de las cuatro de la tarde, cuando ya no podíamos ni rascarnos la cabeza, el cielo se despejó y salió un solecito la mar de bueno para dar un pegue en condiciones. Parecía que Mordorlef se reía de nosotros...

Tras superar el bloque de Trilita
Otra toma de Trilita
Dos tomas de Memoria interminable
Último día. Con todo el pescado prácticamente vendido ya habíamos decidido que hoy no íbamos a volver a pasar penurias por lo que nos fuimos sin titubeos a la cueva donde habían escalado Sergio y Roger días atrás. El viento seguía haciendo de las suyas pero la orientación de este sector nos proporcionaba protección contra tan desapacible meteoro. Además, como recompensa a una semana de constantes inclemencias climatológicas, el cielo nos regaló una jornada completa de sol por lo que al fin pudimos escalar medio a gusto. Sergio y yo fuimos los que aprovechamos la situación para darnos un festín de escalada con esas cortas y explosivas vías. Comenzamos por un 7a+ sin nombre con el que tuvimos que emplearnos a fondo. Tiene una entrada de pasos físicos seguida de un tramo delicado de placa en donde se encuentra el meollo de la cuestión. Al final la conseguimos encadenar por cansinos, ya que la aburrimos a pegues. A partir de ahí la cosa empezó a fluir. Yo conseguí a flash Al mal tiempo buena cara, el 7a+ que habían hecho Sergio y Roger en la anterior visita. Tanto Sergio como yo conseguimos tachar también Trilita 7b+, la versión corta del 7c que ya habían probado el viernes. Sin duda, el paso de bloque de esta vía es de lo mejor que hicimos en toda la jornada. Y como estábamos en racha pues nos metimos a probar un techaco de 8a super guapo. Los cantos eran muy grandes pero la verdad que alguno daba miedo de que partiera ya que consistían en su mayoría en lajas reforzadas bastante finas. Curiosamente fue a partirse el que, a priori, todos diríamos que nunca lo haría, un invertido lateral ubicado justo antes de un gran agujero negro. Por suerte el canto saltó en una sola pieza por lo que con un poco de sika se podrá dejar tal cual estaba. Tras este acontecimiento no nos quedó otra que desmontar y cambiar de objetivo. En esos momentos, en los cuales un agradable solecito calentaba la roca de las vías de fuera de la cueva, fue cuando se le dio por escalar a Vicent. Y lo hizo en el mismo 7a+ con el que nosotros habíamos empezado a escalar. El muy canalla se marchó todo contento porque consiguió encadenarlo en menos pegues que nosotros. Será ruin??!! Y bueno, ya para poner punto y final a este episodio decidimos escalar Trimugri, otro 7a+ de placa vecino del anterior. Tanto Sergio como yo conseguimos liquidarlo al primer pegue por lo que supuso un bonito broche con el que nos fuimos para casa la mar de contentos. 

Lo que mal empieza mal acaba... aunque deje estampas así de bonitas
Y hasta aquí puedo leer. A pesar de que, según el oráculo, los del tiempo.es casi nunca aciertan en Margalef, hay que decir que lo clavaron con eso de que iba a nevar y es que parece que se está convirtiendo en un clásico eso de que la nieve aparezca para desearme buen viaje el día de mi vuelta a casa. Seré yo el que la atrae??? La próxima vez (espero que pronto) más y mejor pero por favor, con unas condiciones un poco más alicantinas!!!

PD: Mi más sincero agradecimiento a todos aquellos equipadores que han convertido a Margalef en uno de los más grandiosos paraísos para la práctica de la escalada, en especial al sheriff del condau Vicent Palau. Gracias!!!